Probabilidad y pocha (I)

Estos días de Navidad he tenido ocasión de jugar alguna que otra partida de pocha con mis amigos.

La pocha es un juego de naipes en el que se trata de adivinar cuántas bazas te vas a hacer y se juega con las mismas normas que el tute.

Si aciertas el número de bazas que vas a ganar, sumas una cantidad fija de 10 puntos más 5 puntos adicionales por cada una de las bazas.

Si por el contrario fallas en tu predicción, pierdes 5 puntos por cada baza de más o de menos que hayas hecho.

En las primeras rondas del juego, sólo se reparte una carta a cada uno de los jugadores.

Siempre he pensado que uno de mis amigos “hacía cosas muy raras” en esta fase determinada del juego, que se regía (en mi opinión) bastante por reglas de la probabilidad. Cuando se lo dije me dijo que la probabilidad había que calcularla, y que quizá no era tan fácil como yo me lo estaba planteando.

Dicho y hecho. Aquí estoy para tratar de calcular alguna probabilidad en esta fase en la que cada jugador tiene sólo una carta en la mano.

Continúa leyendo Probabilidad y pocha (I)

Dos amigos que cumplen años el mismo día

¿Conoces a dos personas que cumplen años el mismo día?

Supongo que habrás respondido que sí a esta pregunta. Si tu respuesta ha sido “no”, hay dos posiblidades:

a) Conoces a poca gente

b) Eres un tío al que le pasan cosas raras

Una conversación con mi hermano menor, que ha empezado recientemente Ingeniería Informática, me recordó este problema que resolvimos en Matemáticas III.

¿Cuál es la probabilidad de que en un grupo de K personas, haya dos que cumplan años el mismo día? ¿Apostarías una ronda de cervezas a que en un grupo pasa esto? ¿Apostarías a que no pasa?

Este problema no es muy complicado de resolver si entendemos el “mecanismo” del juego.

Utilizaremos un poco de combinatoria y dos reglas sencillas que estudiamos la primera vez que nos explicaron qué es eso de la probabilidad.

Continúa leyendo Dos amigos que cumplen años el mismo día

La Navidad

La Navidad era una época muy especial para mí. Desde hace un tiempo ha dejado de serlo, y el caso es que no hay ninguna razón especial; más bien creo que lo que ha pasado es que no encuentro razones especiales para que Navidad siga siendo algo muy especial.

Supongo que parte de la “culpa” la tiene el hecho de que conservo a mi familia más directa, de que no tengo a nadie a quien añorar profundamente (excepción hecha de mis abuelos) y de que los seres humanos somos incapaces de echar de menos aquello de lo que nunca hemos carecido.

Quién sabe, dentro de unos años quizá cambie de nuevo mi forma de pensar y este tiempo pase de ser un tiempo “no especial” a ser un tiempo “especialmente odiado”.

Por el momento me contento con odiar a los Reyes Magos, pero eso es otra historia.

Cómo pasan los tiempos Venancio, cómo pasan los tiempos (y los años)

Hoy entro en este rincón por casualidad, y me doy cuenta de que mi primera -y última- entrada data de hace ya un año.

¡Un año! Más de un millón y trescientos mil segundos treinta y un millones y medio de segundos.

¿Cuántas cosas pueden pasar en un año? ¿Cuántas han pasado en este último?

Muchísimas, a la vista de lo que dice la Wikipedia (Junio 2006Junio 2007).

¿Cómo o cuánto has cambiado tú en un año?

A mí por lo menos se me ha pasado volando.

Medios de comunicación

No lo digo yo, lo dice mi amigo YoElRey, pero lo suscribo.

El día que haga un blog, se va a cagar la perrita…

Bueno, todos conocemos la animadversión que siento hacia cómo se ejerce (como la presión) la profesión periodística. Cuando ya nos habíamos acostumbrado a oír la palabra “patera” y había formado parte de nuestro vocabulario habitual, algún iluminado ha empezado a utilizar “cayuco”; y todos detrás, como borregos. ¿Alguien sabe la diferencia entre ambos o qué les hace utilizar a los defensores de la libertad una u otra?

Como decía un profesor mío: “cuando no sepáis la fórmula particular, idos a la definición general y obtenedla”. He aquí estas definiciones generales:

patera
cayuco

A esto hay que añadirle “chapapote“, “pandemia“, cargos públicos que “son cesados” y las tres mejores: “la violencia de género”, “ciudadanas y ciudadanos, vascas y vascos” y “tont@s”.

Venga: +1 troll.

Al revés majo: +1 inspirado